Autores

Maestro Anónimo Flamenco
(Eje Amberes - Bruselas)

Finales siglo XV-Principios siglo XVI

Genealogía de María. La Familia de Santa Ana

El pintor ilustra en estas dos tablas gemelas de dimensiones, formato y funciones, de carácter devocional privado, dos secuencias gráficas complementarias. La historia de la ascendencia de María que enraíza en el Antiguo Testamento, procede de la tribu de Judá y de la estirpe de David, concretamente, de la rama de Nathán, según textos de Juan Damasceno que relata S. de la Vorágine en la Leyenda Dorada.
Se erige, en primer término, la imagen tradicional de la unión de tres generaciones. María, sedente, sostiene a Jesús Niño, nimbado y de cuerpo entero, a la derecha Santa Ana, con un breviario en su mano izquierda, evoca la iconografía convencional de la santa enseñando a leer a María, y ofrece al niño el fruto del Árbol del Bien y del Mal, símbolo de la misión redentora del Pecado Original de Jesús.
Un muro, de media altura y de brocados en oro, aísla esta plácida escena de la seriedad del diálogo de tres ilustres varones que asoman en la historia como en un decorado imaginario de teatro. José con manto y túnica rojos, se distancia en jerarquía y protagonismo de los tres dignatarios de rostros severos y absortos en la exposición de sus tesis; la ausencia de atributos, salvo la distinción de los tocados y el seguimiento literal de las leyendas, no permite su identificación. Quizás el personaje del sombrero de ala podría ser Joaquín, esposo de Ana y padre de María Virgen. Los otros dos recuerdan a los Magos de las Epifanías que parecen confirmarse con la corona del modelo de riguroso perfil. Dios padre, de medio cuerpo, nimbado y cubierto con tiara, presencia y bendice con el Espíritu Santo, y afirma, sobre peana de nubes y con la bola terráquea que alude a la Salvación del mundo, el concepto de trino de su naturaleza.
Fiel descriptor de esta Leyenda Tardo medieval, las Marías figuran con el número exacto de sus descendientes directos, en su rol de madres y secundadas por sus esposos;
El tema, de amplia difusión en los siglos XV y XVI en Alemania y los Países Bajos, desaparece del repertorio pictórico de los maestros nórdicos con las nuevas doctrinas del Concilio de Trento. Las pinturas en cuestión, reflejo de la exaltación mariana, debieron formar parte de un tríptico o conjunto de pequeñas dimensiones fácilmente transportable, sujeto, por tanto, al desplazamiento de los oratorios  personales.

Genealogía de María. La Familia de Santa Ana

Genealogía de María. La Familia de Santa Ana